Wellness

wellness header
Compartir  

El bienestar es el resultado de un estilo de vida que incluye varios componentes, entre los cuales son fundamentales: serenidad mental, correcta alimentación, actividad física adecuada. De este conjunto también forma parte el agua. De hecho, entre sus aplicaciones no está sólo la primaria, o sea alimentación e higiene, sino también las curas termales, la hidroterapia y la talasoterapia. Se trata de remedios aptos tanto para el cuerpo como para la mente, que la naturaleza ofrece y desde siempre el hombre aprovecha, en todas las latitudes y civilizaciones. No se debe olvidar que las curas termales, la hidroterapia y la talasoterapia son, a cualquier efecto, no sólo las más antiguas medicinas tradicionales occidentales, sino unas prácticas todavía muy actuales y eficaces para curar los males que afligen al hombre contemporáneo.

Las curas termales aprovechan el poder terapéutico de las aguas minerales en los lugares donde éstas manan naturalmente del terreno, a distintas temperaturas. Las aguas se pueden beber o utilizar para baños, inhalaciones, irrigaciones, fangos. También se pueden aprovechar las propiedades curativas de las grutas naturales.

wellness

La hidroterapia, en especial, consiste en duchas y baños, completos o parciales, para calentar o refrescar el cuerpo, así como baños de esponja y apósitos, calientes o fríos. Se puede efectuar con aguas termales, pero no ncesariamente: de hecho su principio de acción se basa no tanto en la calidad del agua, sino en su temperatura. Su objetivo es el de estimular, con el contraste térmico producido por el agua fría y caliente, los procesos naturales de autocuración del cuerpo. A veces se agregan al agua otras sustancias como la arcilla, la linaza o el heno.

En cambio la talasoterapia utiliza esos elementos benéficos para la salud del hombre que provienen del clima y del agua del mar, o sea los baños de sol o mar, los baños de arena, los fangos, los apósitos de algas y los aerosoles naturales producidos por el oleaje y el desplazamiento de las masas de aire lleno de yodo. Se trata de remedios totalmente naturales, que los centros termales o talasoterapéuticos proponen.

 “En el agua reside la curación”, afirmaba el abad Sebastian Kneipp en la segunda mitad del Ochocientos, asentando de hecho las bases de la moderna hidroterapia: un método de cura basado en las numerosas aplicaciones del agua. Duchas parciales y totales, baños fríos y calientes o de vapor, baños de esponja, pasear con los pies descalzos (en bañeras expresas o también en el agua del mar o de un río). Éstas son las principales aplicaciones de la hidroterapia, conocidas desde muy antiguo. El estímulo térmico es el factor principal de la hidroterapia, como se acaba de recordar: por tanto después de la primera reacción, que se realiza a nivel de la piel, interviene la segunda que alcanza los tejidos corporales internos, conectados a la superficie mediante las vías nerviosas. Actuando sobre la concentración local de sangre se devuelve el equilibrio a esa parte del cuerpo.

Kneipp supo conjugar la práctica de la hidroterapia con el uso de las plantas medicinales, tanto en forma de infusiones (por tanto utilizadas por vía interna) como adicionadas a los baños o en cataplasmas (por vía externa), así creando un método de curación completo y eficaz. Siempre una práctica natural, que actúa como estímulo para el poder de curación propio del individuo, a fin de activarlo y así restablecer el estado de salud.

Jacuzzi Minipiscinas>
Hot Tub
Jacuzzi Baño>
Bathroom
Encuentra tu distribuidor Jacuzzi>